A lo largo de los años, diversos estudios han demostrado los beneficios que brinda el consumo moderado del vino para nuestra salud. Y es que esta bebida mejora la salud mental, funciona como protección contra ciertos tipos de cáncer y proporciona beneficios para el corazón. En esta nota, centraremos nuestra atención en los beneficios del consumo de sangría y algunas recetas con la deliciosa fruta tropical conocida como piña.

La combinación de sangría con frutas, otorgan varios nutrientes entre los que destacan las vitaminas A y C, al igual de minerales como magnesio, potasio, y fósforo.

Como adelantamos, el consumo moderado de sangría, mezcladas con frutas como la piña, genera efectos positivos en el sistema cardiovascular, ya que ayuda a mejorar la oxigenación del tránsito sanguíneo. Como consecuencia, reduce considerablemente el colesterol y el riesgo de padecer arteriosclerosis.

De acuerdo con la información de la Fundación Para la Investigación del Vino y la Nutrición (Fivin), el vino también disminuye el riesgo de tener diabetes.

Estos datos se basan en un estudio realizado por la Universidad de Dinamarca y publicado en “Diabetología”, la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes.

Propiedades nutricionales

Además de las vitaminas A y vitaminas C, vinos como la sangría de piña le proporciona a nuestro cuerpo: magnesio, fósforo, potasio, entre otros valores nutricionales que la convierten en una bebida antioxidante y saludable.

Efecto depurativo

Además de la sangría de piña, este vino puede complementarse con otras variedades de frutas como la naranja o el limón, los cuales brindan un sabor cítrico y refrescante que a su vez garantiza un sinnúmero de propiedades y usos, tal es el caso del efecto depurativo que ayuda a tener una buena digestión.

Recetas para elaborar sangría de piña

No debemos dejar por fuera uno de los mayores atributos de la sangría, y es que su sabor es deliciosamente único. Es una bebida ideal para los calurosos días de verano, e incluso para disfrutar entre colegas y familiares siempre con el sentido del consumo responsable y moderado.

Sangría de piña y sandía

  • 1 botella de vino blanco.

    2 onzas de Brandy.

    1 limón (cortado en rodajas finas).

    ½ sandía cortada en cubos.

    7 rodajas de piña cortada en cubos.

    Soda de limón.

    Cubos de hielo al gusto.

 

Preparación

Vierta el vino y brandy en una jarra. Revuélvalo para combinar, añada el limón, la sandía y la piña. Una vez realizado los pasos, solo resta disfrutar.

Sangría de piña con vino blanco

  • 1 taza de Piña en pequeños trozos.

    1 taza de durazno en pequeños trozos.

    2 onzas de Vodka.

    2 tazas de vino blanco.

    Refresco de limón.

Preparación

Coloque en una jarra la piña y el durazno. Acto seguido, agregue el Vodka y el vino blanco. Luego complemente la mezcla con el jugo de limón.

Asegúrese de revolver perfectamente los ingredientes. Concluido el proceso, solo queda disfrutar del resultado.

La sangría de piña es una excelente bebida tanto por su delicioso sabor como por sus significativos aportes a nuestra salud. Si todavía no ha probado esta bebida, agéndelo para su próximo fin de semana, pero recuerde hacerlo con moderación.