Tomar té no solo es un ritual para disfrutar del tiempo; es también una práctica sumamente sana porque, como mínimo, ingerir agua caliente nos relajará inevitablemente e hidratará. Aunque el té propiamente viene de la planta de este nombre, este concepto se ha extendido culturalmente a la preparación de todo tipo de infusiones con agua caliente.

El té de cascara de piña es una infusión cuya preparación es más que simple. Lo único que debemos hacer es cortar la cáscara en trozos medianos y hervirlos en agua natural; una vez hervida el agua, vierte el líquido caliente y tómalo.

Además del exquisito sabor agridulce, no creerás las propiedades de este té. Enlistamos algunas:

  • Sus antioxidantes y enzimas tienen propiedades antiinflamatorias.
  • Estimula el sistema inmunológico.
  • Tiene vitaminas y minerales que te otorgan energía.
  • Ayuda a disminuir el dolor en las articulaciones y la artritis.
  • Disminuye el estrés.
  • Es un excelente diurético que te ayuda a eliminar los líquidos grasos y a desintoxicarte.
  • Te ayuda a bajar de peso.
  • Es un antiinflamatorio.
  • Coadyuva a la buena digestión.