El volumen de producción de piña ha tenido un crecimiento más que satisfactorio a lo largo de los años. Costa Rica, se caracteriza por exportar esta fruta tropical que brinda muchos beneficios a la salud de sus consumidores.

 

Las primeras exportaciones se dieron durante la década de los 80, pero fue hasta mediados de los 90 en que el volumen de producción de piña aumentó considerablemente, lo que dio paso una mayor y más sólida exportación de la fruta.

 

¿A qué se debe el crecimiento de la producción de piña?

 

A dos factores particulares: el primero es la llamativa generación de divisas al país; el segundo, la creación de empleos directos e indirectos.

 

El auge se debe a que, según el Manual de buenas prácticas agrícolas para la producción de piña en Costa Rica, esta fruta tropical es la tercera más importante en el mundo, únicamente por detrás de los cítricos y el banano; sin mencionar que su sabor agridulce resulta sencillamente irresistible.

 

Con el pasar de los años, la producción de piña en Costa Rica se convirtió en una labor cada vez más industrializada; un factor influyente en la mejora de prácticas durante los procesos de cultivación y exportación.

 

Esto contribuyó a que, en 2015, las estadísticas de comercio exterior de Costa Rica, elaboradas por la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), catalogaron a la piña producida en suelo tico como la mejor del mundo.

 

Ese mismo año, las exportaciones nacionales fueron de $2.453 millones, de los cuales $804,8 millones fueron gracias a la producción exportación de la piña. En otras palabras, supuso el 8,3 % de los ingresos totales, convirtiéndose en el segundo producto nacional más importante, únicamente superado por el banano, cuyo números representaron el 8,5 %.

 

La piña costarricense exportada a todo el mundo

 

 

Si bien, el principal destino a donde se exporta la piña costarricense es Estados Unidos, el mercado europeo ha crecido considerablemente. Países como España, Italia, Rusia y Holanda, entre otros, son importadores de la fruta.

 

La producción de piña, sin duda, ha alcanzado niveles que antes eran un sueño, y todo gracias al esfuerzo del sector agrícola, que ha obtenido alrededor de 11 certificaciones de prestigio internacional, las cuales comprueban las buenas prácticas agrícolas, la calidad de los procesos, la seguridad alimentaria, la inocuidad, la protección ambiental y de biodiversidad, y el bienestar social y laboral.

 

Resultados de la producción de piña a nivel socioeconómico

La producción de piña ha sido un rubro dadivoso, puesto que ha contribuido a la disminución de la pobreza y del desempleo, principalmente en las regiones donde es cultivada. Por otra parte, el crecimiento de este sector ha generado en Costa Rica un desarrollo económico y social en zonas rurales.

 

Gracias al crecimiento del sector, los derivados de la piña fresca también aportan al desarrollo económico y social del país. Hablamos de productos como la piña congelada, los jugos, los concentrados, la piña deshidratada, etc. Por ello, cantones como San Carlos, Upala, Guatuso y Los Chiles han avanzado en los índices de Desarrollo Humano.

 

En la actualidad, Costa Rica es el más grande exportador de piña en el mundo, lo que implica un compromiso de las empresas para ofrecer un producto de calidad global. Una de las empresas que destacan es Pineapple Company, la cual cuenta con la importante certificación Rainforest Alliance.

 

Si tiene interés en conocer más al respecto, le invitamos a clicar el siguiente enlace.

 

Obtenga piñas de calidad mundial

Prácticas de Pineapple Company según la certificación Rainforest Alliance